Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Tiempo

(Música para acompañar tu lectura)

Los encuentros definen vidas y sueños, los cielos se estrellan y colindan los vientos; el tiempo, padre de todos, nos permite caminar pero con consecuencias en nuestro andar. Las noches son frescas cuando parece que nos sobran las horas y son crueles cuando parecen no terminar, cada día es una lucha constante por buscarte a ti mismo, por definir una identidad, sin embargo las manos de la condescendencia colectiva parecen estrangularte poco a poco a medida que te alejas del arquetipo social.

A la gran mayoría le asusta lo diferente, aquello que no cabe dentro de su discernimiento de lo que es normal, pocos son los que se atreven a aceptar que lejos de esta realidad “común” existen mundos individuales y fantásticos. A lo largo de la vida se pueden identificar momentos definitorios para cada individuo pero, para mí son sólo tres: niño, adulto y tú. El momento “tú” es crítico y bello; duradero y tenaz, cruel y lleno de misterios; existen muchos que se pierden sin llegar.

Yo estoy viviendo el inicio de mi momento “tú” y es difícil, aun no me adentraría en una descripción estricta por miedo a mentir, o quizás jamás dejar de llorar. El principal obstáculo del momento “tú” es la masa gris y el arma de dos filos: la soledad. Lo mejores años de mi vida aun no han pasado y ya siento como las ventanas se comienzan a quebrar, caen estrepitosas como juicios implacables y algunas se rompen por el miedo a la verdad.

Aun no se quien soy pero no tengo temor a saberlo, el miedo que me invade es el ajeno, el que los demás viven en carne extraña como escarnio. La masa gris te ve dando estertores; tu solo estas respirando, la masa gris te mira llorando; tu sólo vas caminando. Para la masa gris todo brillo mental es blasfemia y contrarrestan sus temores tildando de locura la diferencia.

Yo sólo sé lo que siento y, a ciencia cierta no lo podría explicarlo, porque parece que la masa gris se piensa dueña y sabedora de los misterios, las realidades y el tiempo, con lo que deja exiliados los sueños mas profundos, aquellos que si se atrevieran a abandonar la secrecía de tu mente para convertirse en palabras verían marchitar sus alas a consecuencia de la toxicidad de la conformidad.

A medida que avanzan los segundos y se convierten en minutos y estos en horas y las horas en días y los días en años, yo quiero seguir soñando con el momento en el que despierte y encuentre a la mujer que se convertirá en el amor de mi vida, sin embargo, consiente estoy que será la última pieza del rompecabezas que revele el camino hacia la salida del laberinto de mi momento “tú” Cuando eso suceda, quiero llorar y reír con ella, amarla mientras el tiempo me lo permita y compartir con la masa gris esa bella utopía secreta que todos individualmente y a su manera debería de vivir.

Sigue latiendo corazón de mi vida que el tiempo no obedece reglas absurdas y colectivas, recuerda que si seguimos soñando, él seguirá a nuestro favor.

Corpse Keeper

2 Respuestas
  • Alicia
    marzo 15, 2013

    Leí tu escrito en voz alta, despacio y repetí varias veces esa frase final con esa recomendación tan cierta.
    Gracias una vez más, Corpse, por tus reflexiones.

    Un fuerte abrazo!!!

    • CorpseKeeper
      marzo 18, 2013

      Corpse Speak: Gracias por ese fuerte abrazo, por el tiempo y por tu voz. Pronto, esperemos, se materialice ese dueto tan anunciado. cuídate mucho. 😀

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *